De los desafíos a las oportunidades: clima favorable para la industria de los plásticos

This article is available in the following languages:

La industria de los plásticos en la ASEAN se mantiene inalterada frente a la evolución mundial que está repercutiendo también en el ritmo de crecimiento de las industrias clave. A través de K 2016, la mayor feria especializada mundial de los plásticos y el caucho, que se celebrará en Düsseldorf, Alemania, del 19 al 26 de octubre, podremos estudiar más detalladamente este mercado.

La nueva norma de crecimiento económico y tendencias, como los precios del petróleo, las fluctuaciones entre oferta y demanda, así como la debilidad de la mayoría de las monedas asiáticas frente al dólar estadounidense, han supuesto oportunidades para el sector de los plásticos del Sudeste Asiático. Estos últimos factores han permitido a los países de la región redescubrir sus fortalezas para lograr el crecimiento sostenido, ya sea individualmente o como parte del agrupamiento colectivo de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático).

Los diez países miembros que forman la ASEAN son Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia, Brunei, Vietnam, Laos, Myanmar y Camboya. La prolífica base de consumidores de la ASEAN, con una población total de más de 600 millones y un PIB de 2,6 $ billones, así como la presencia en el mercado mundial, permite a la región beneficiarse de las oportunidades apropiadas, dependiendo totalmente de la creciente clase media y la base sustancial de consumidores en la misma.

Uno de los sectores exportadores más importantes de la ASEAN, por el valor, es el de los plásticos y productos de plástico, que representó 39.300 $ millones en ingresos de exportación en 2013, según se informa en International Trade Statistics.

Los índices de producción del sector han mostrado un crecimiento medio constante durante los últimos años, especialmente en la ASEAN-6: Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam, que aportan más del 95 % del PIB regional, según informa McKinsey & Company. Países como Camboya y Myanmar están experimentando un fuerte crecimiento, con un aumento de la liberalización y el desarrollo económicos, pero seguirán representando solo un pequeño porcentaje de la inversión extranjera directa (FDI) en producción durante los próximos años.

Países a la vanguardia

Vietnam está en camino de convertirse en un país industrializado. Aunque la industria de plásticos del país es relativamente joven, es uno de los sectores de más rápido crecimiento de Vietnam, con un crecimiento anual medio sostenido del 16-18% entre 2010 y 2015, según la Asociación de Plásticos de Vietnam (VPA). Con una población de 90 millones, la VPA espera que la demanda interna continua sostenga el crecimiento. El rendimiento per cápita de la producción de plásticos aumentó considerablemente a 41 kg anuales por persona en el último año, desde algo menos de 4 kg anuales en 1990. De los diferentes tipos de sectores, los embalajes representaron un 37,4 %, seguidos por los bienes de consumo (27 %), construcción (18 %) y productos técnicos (15 %). Sin embargo, la VPA lamenta que la industria se encuentre todavía en el “extremo bajo y de valor bajo”, con una mayoría de exportaciones de bolsas de plástico a Japón. También depende en gran medida de la importación de materias primas, como las resinas de polipropileno (PP) y polietileno (PE), importando una media de 4 millones de toneladas de materias primas, mientras que la producción nacional representa un total de 1 millón de toneladas.

Entretanto, con una población de más de 250 millones, el gobierno de Indonesia ha incrementado sus esfuerzos por industrializar y desarrollar el país para convertirse en la séptima economía mundial para 2030, lo que ha hecho que el sector de los plásticos también esté avanzando. En 2014, el consumo medio per cápita de plásticos en Indonesia fue de 17 kg, en comparación con los, aproximadamente, 35 kg/persona en Malasia y 40 kg en Tailandia, de acuerdo con la Asociación de Olefinas, Aromáticos y Plásticos de Indonesia (Inaplas). Sin embargo, se prevé que la clase media de Indonesia se duplicará en los próximos cinco años, alcanzando los 141 millones de personas y el consumo de plásticos se cree que aumentará junto con el desarrollo de un mayor mercado de consumo y el aumento de la demanda de productos empaquetados. Según la Asociación de Embalajes de Indonesia, los embalajes alimentarios representan el 70 % del consumo de plásticos. Entretanto, Inaplas ha informado un crecimiento del 6 % en la demanda nacional del sector de plásticos, basado en una mejora del PIB del 5,3 % en 2016 y el optimismo de los sectores de alimentación y bebidas y el de la industria agraria.

Mientras que Indonesia pretende fomentar su mercado interior de consumo de plásticos, Malasia sigue manteniendo su posición como uno de los principales exportadores de productos de plástico de la ASEAN. Con más de 1.500 empresas productoras de plásticos, los destinos principales de las exportaciones de Malasia son Europa, China, Singapur, Japón y Tailandia. El sector de embalajes representa, aproximadamente, el 45 %, seguido por el electrónico (26 %), automoción (10 %) y la construcción (8 %) del consumo total de plásticos. Debido al incremento del salario mínimo en Malasia a 214 $ mensuales, los costes de producción de plásticos han aumentado en el país, aproximadamente, un 10 % respecto a 2015.Mientras que los costes de mano de obra aumentaron un 40 %, las tarifas eléctricas lo hicieron un 17 %, incrementando los costes totales de producción y perjudicando de este modo la competitividad del sector.

De modo similar a Vietnam, el sector de producción de plásticos de Tailandia ha crecido rápidamente en los últimos años y, actualmente, cuenta con más de 5.000 empresas operativas. Sin embargo, a diferencia de muchos de sus países vecinos de la ASEAN, más del 60 % de las empresas son relativamente pequeñas, con un máximo de 30 empleados. Los embalajes representan el 48% del consumo de plásticos de Tailandia, seguido por la electrónica (15 %), construcción (14 %) y automoción (8 %). Tailandia está excelentemente posicionada para captar oportunidades y atraer fabricación para su sector de automoción, aunque su índice general de costes (por ejemplo, energía, mano de obra y propiedad) es entre un 20 y un 25 % superior al de Indonesia, Vietnam y Filipinas, en gran medida debido a la madurez y alta calidad de su ecosistema de fabricación del sector de automoción, incluidos los proveedores de componentes de automoción en diferentes niveles. El sector de automoción del país representó un 42 % de su inversión extranjera directa (FDI) entre 2009 y 2013. De hecho, la nueva inversión en fabricación de neumáticos generó la mayor parte de la FDI en el sector de plásticos y caucho de Tailandia. Se ha creado un próspero ecosistema de fabricantes y plantas de montaje, de empresas como BMW, Ford, Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan y Toyota. Tailandia ha invertido también 60 $ millones en el desarrollo de bioplásticos durante los últimos siete años, de los cuales el 80 % procedieron del gobierno.

Filipinas, otro país del Sudeste Asiático orientado a la exportación, ha tenido un rendimiento exportador débil, con un descenso del 5,8 % respecto al año anterior, debido a la baja demanda de sus compradores principales: los EE.UU., China y Japón. El sector de semiconductores y electrónica representa la mayoría de las exportaciones del país, liderado por grandes inversores extranjeros como Amkor, Canon, Samsung, Sunpower y Texas Instruments. Se están aplicando diversas medidas para fomentar las exportaciones, como el Sistema Generalizado de Preferencias (GSP) de la Unión Europea (UE) que ofrece oportunidades de exportación a las Filipinas en el mercado de la UE.El GSP permite a los exportadores de los países en vías de desarrollo pagar menos o incluso cero aranceles en sus exportaciones a la UE.

Singapur, ¿tendrán éxito las industrias petroquímicas?

Singapur ha sido votada, por tercer año consecutivo, como la ciudad más cara del mundo para los expatriados, según la Economist Intelligence Unit (EIU). Pero actualmente es un centro mundial de productos químicos. El país compensa sus elevados costes ofreciendo una potente conectividad mediante rutas de expedición, una desarrollada infraestructura, capacidad de recursos humanos y facilidad para hacer negocios.

La isla Jurong alberga la mayoría de las principales empresas petroquímicas mundiales, alrededor de unas 95, atrayendo inversiones de más de 35.000 $ millones, según el Comité de Desarrollo Económico. Actualmente, tienen plantas allí empresas como BASF, ExxonMobil Chemical, Lanxess, Mitsui Chemicals, Shell y Sumitomo Chemicals.

La isla Jurong proporciona a las empresas un entorno plug-and-play, en el que pueden poner rápidamente en marcha sus operaciones, ayudando al crecimiento de los sectores de los procesos anteriores y posteriores (upstream and downstream).

Shell ha realizado la descongestión de su unidad de etileno, que finalizó el último trimestre y ha aumentado su producción de etileno un 20 % a 960.000 toneladas/año. Esto facilitará la apertura de nuevas unidades downstream en 2016 con una planta de purificación de óxido de etileno de alta pureza (HPEO) con una capacidad inicial de 140.000 toneladas/año y dos unidades de etoxilado de escala mundial con una capacidad total combinada de 140.000 toneladas/año. Otras ampliaciones incluyen la joint venture de SK Global Chemical con SABIC para establecer una planta de polietileno lineal de baja densidad metaloceno (mLLDPE) de 230.000 toneladas/año, que prestará servicio al sector de embalajes y las nuevas instalaciones de ExxonMobil Chemical para fabricar caucho halobutilo y resina de hidrocarburos hidrogenada.

Sin embargo, BMI Research espera que Singapur tenga que afrontar una situación difícil en 2016 debido a la desaceleración en China y el exceso de oferta en la región, que está socavando el crecimiento de la exportación y reduciendo los márgenes.

Actualmente, el complejo Jurong Aromatics Company (JAC), uno de los mayores complejos de aromáticos mundiales, se encuentra bajo administración judicial después de su parada en diciembre de 2014, con tan solo cuatro meses de funcionamiento. El complejo consta de un separador de condensado y plantas con capacidad para 800.000 toneladas/años de PX, 200.000 toneladas/años de OX y 450.000 toneladas/año de benceno utilizando la tecnología UOP. También puede producir 2,5 millones de toneladas/año de combustibles, incluyendo carborreactor y queroseno. Los administradores judiciales buscarán una solución de la deuda que podría permitir reanudar las operaciones en 2016.

La parada del complejo JAC y el estancamiento de los mercados supuso que el índice de petroquímicos de Singapur creciese de media solo un 0,2 % interanual en los tres primeros trimestres de 2015, en comparación con el 13,3 % de crecimiento en 2014, según BMI. Si bien los problemas de JAC no han afectado a otras operaciones petroquímicas en Singapur, ponen de manifiesto la vulnerabilidad del país frente a las dificultades económicas de China.

Sin embargo, se espera que se produzca una recuperación a medio plazo, ya que los productores diversifican los mercados, siendo probable que India e Indonesia compensen el descenso de las exportaciones a China.

Además, Singapur confía en el sector de productos químicos especializados como la próxima área de crecimiento, según el Estudio Económico de Singapur realizado por el Ministerio de Comercio e Industria (MTI). Se ha puesto en marcha nueva capacidad de producción. Por ejemplo, la empresa Solvay, con sede en Bélgica, ha inaugurado una planta especializada en agentes tensioactivos de 50 $ millones, como ha hecho el fabricante británico de productos químicos especializados Croda International, que ha llevado a cabo una ampliación de 38 $ millones en su planta de las isla Jurong para duplicar su capacidad de producción y ampliar su gama de productos con el fin de poder ofrecer una mayor personalización.

Impacto de la desaceleración económica de China

La desaceleración económica de China se cree que afectará negativamente a la industria de los plásticos, ya que el país ha reducido recientemente su objetivo de crecimiento al 6,5-7 %.

El país está aplicando reformas para permitir la recuperación, afrontando débiles demandas de exportación y el traslado de las bases de producción de algunos fabricantes.

La desaceleración tiene un doble efecto. Por una parte afecta a la demanda de exportación de la región, pero también abre oportunidades de FDI para el Sudeste Asiático. McKinsey & Company destaca que incluso con la inmensa influencia de China en el campo de la producción como “Goliath de la producción mundial”, los inversores extranjeros siguen viendo grandes potenciales de mercado en la ASEAN.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en su informe Perspectivas Económicas para el Sudeste Asiático, China e India 2016 reconoce que la situación de China puede impactar en las perspectivas de crecimiento de la región, a menos que se proteja de los riesgos potenciales externos e internos para mantener su impulso de crecimiento.

Mirando más allá de China, otro punto fundamental para los plásticos es India, que prevé duplicar su consumo de plásticos para 2020 y alcanzar 20 millones de toneladas. La Fundación Plastindia estima que el consumo per cápita alcanzará los 16 kg en 2016.

Nuevos tratados comerciales para fomentar los plásticos

A nivel local y regional, las principales asociaciones comerciales de plásticos como la Federación de Industrias de Plásticos de la ASEAN (AFPI), la Asociación de Fabricantes de Plásticos de Malasia (MPMA), la Asociación de Industrias de Plásticos de Tailandia (TPIA) y la Asociación de Industrias de Plásticos de Filipinas (PPIA), por citar solo algunas, están mejorando continuamente el sector de plásticos en sus respectivos acuerdos.

Se espera que los bloques que constituyen tratados comerciales a escala internacional fomenten la industria en una magnitud más amplia.

La primera en fomentar la cooperación económica entre los miembros de la ASEAN es la Comunidad Económica de la ASEAN (AEC), formada por diez países, que entró en vigor el 1 de enero. El tratado incluye la liberalización de bienes, inversiones y servicios, que debe implementarse en fases y permitir, de este modo, que los países productores de plásticos como Tailandia, Malasia y Singapur reduzcan los aranceles sobre los productos acabados de plástico, máquinas y moldes para otros países miembro como Vietnam. Esto debe ser un buen augurio para este último país, ya que compra aproximadamente el 80 % de los materiales plásticos que consume a Tailandia y Malasia, así como países no miembros de la AEC como Corea del Sur, Taiwan, Arabia Saudita y Japón.

Indonesia importa también más del 40 % de los plásticos que consume de Malasia, Tailandia, Singapur, Europa y los EE.UU.

Entretanto, MPMA considera que Malasia puede beneficiarse del desarrollo de los recursos humanos de la AEC, debido a su carencia de mano de obra cualificada y no cualificada.

Según McKinsey & Company en su informe Comprender la ASEAN: la oportunidad de fabricación considera la AEC como un desarrollo esencial, junto con la aplicación de datos e Internet móvil y las tecnologías disruptivas, para estimular el crecimiento sustancial en el sector productor, fomentando de este modo el comercio intrarregional y global.

Otros tratados comerciales de la región son el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPPA) de 12 países, liderado por los EE.UU. y el futuro Partenariado Económico Comprehensivo Regional (RCEP) respaldado por China, que está formado por diez países miembro de la ASEAN, además de China, Japón, Corea del Sur, India, Australia y Nueva Zelanda.

Los países miembro del TPPA son mercados importantes para los EE.UU., específicamente para su industria de plásticos. Según el Departamento de Comercio - Administración de Comercio Internacional de los EE.UU. el tratado suprimirá los aranceles de son de hasta un 25 % y, de este modo, los productores de plásticos de los EE.UU. podrán acceder sin aranceles a los países del TPPA.

Bajo el TPPA se liberalizarán las regulaciones comerciales entre los países miembro, reforzando de este modo las relaciones económicas.

En los estudios de PricewaterhouseCoopers: Análisis de los Intereses Nacionales del Instituto de Estudios Estratégicos e Internacionales y Estudio del Impacto Económico Potencial del TPPA sobre la Economía de Malasia y Sectores Económicos Clave Seleccionados se dice que el TPPA podría aumentar el rendimiento de los productos petrolíferos, químicos, de caucho y plásticos de Malasia permitiendo, en primer lugar, que el sector de plásticos del país se conecte con los mercados extranjeros.

Vietnam, que según el TPPA debe eliminar casi todos sus aranceles sobre los plásticos en un plazo de cuatro años o menos, también intentará fomentar sus exportaciones por medio del TPPA. También tiene previsto confiar en las oportunidades del libre comercio, ya que ha creado su industria de piezas y materiales para suministrar a diferentes empresas, incluyendo fabricantes de automóviles, vestir y electrónica.

El oponente del TPPA, el RCEP pretende consolidar los acuerdos de libre comercio (FTA) existentes de la ASEAN y los vínculos con otras seis economías asociadas. Según el RCEP se ha acordado un recorte de los aranceles del 65 %, porcentaje que en el plazo de una década probablemente aumentará al 80 %.

Según el Makati Business Club (MBC), con sede en Manila, el RCEP puede llevar a la creación largamente ambicionada por la Cooperación Económica de la Región Asia-Pacífico (APEC) de un Área de Libre Comercio en la región Asia-Pacífico (FTAAP). Otros países que forman parte también del TPPA como Australia, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Vietnam y Brunei también participan en las negociaciones del RCEP.

Conclusión

Según las previsiones, la industria de los plásticos de la ASEAN se expandirá en los próximos años y es probable que ofrezca importantes oportunidades a los inversores extranjeros.

En la Encuesta de Expectativas de Negocios de la ASEAN 2014, realizada por la Cámara de Comercio Americana de Singapur y la Cámara de Comercio de los EE.UU. se puso de manifiesto que el 19% de las propias empresas de la ASEAN tienen previsto trasladar la inversión o los negocios de China a su propia región. Los encuestados indicaron también Indonesia como el país más atractivo para la nueva expansión de los negocios, seguida por Vietnam, Tailandia y Myanmar. La disponibilidad de mano de obra a bajo coste en países como Camboya, Indonesia, Laos, Myanmar y Vietnam podría ser una ventaja competitiva.

Con el crecimiento de las bases de consumidores de la ASEAN, la ampliación de los mercados de importación y exportación de plásticos, así como la ampliación de la potencia del comercio exterior, la industria de los plásticos de la ASEAN ofrece importantes oportunidades a los inversores extranjeros.

Departamento de prensa K 2019

Eva Rugenstein
(Abteilungsleitung)
Tel.: +49 (0)211 4560-240
Fax: +49 (0)211 4560-87240
RugensteinE@messe-duesseldorf.de

Desislava Angelova
(Sekretariat der Abteilungsleitung)
Tel.: +49 (0)211 4560-242
Fax: +49 (0)211 4560-87242
AngelovaD@messe-duesseldorf.de

Sabrina Giewald
(Sekretariat der Abteilungsleitung)
Tel.: +49 (0)211 4560-242
Fax: +49 (0)211 4560-87242
GiewaldS@messe-duesseldorf.de

En caso de publicación, agradeceremos el envío de un ejemplar para documentación.